Azúcar, más peligroso que el alcohol