Bebidas azucaradas, responsable de la grasa abdominal