La fruta se hizo para comerse… no para beberse