Diabetes, un asesino en serie