Impuesto en refrescos salvará 18 900 vidas