Galletas, el veneno permitido de los niños